¡Qué calor!


Hace un calor de mil demonios, y yo estoy aquí encerrada escuchando a los niños chapotear en la piscina. Por momentos, me invade el deseo de sumergirme en el agua fría y después dejar secar mi cuerpo al sol. Adoro tomar el sol; soy de esas mujeres lagarto que se pueden pasar horas y horas con los cascos puestos, simplemente dejando que se me tueste la piel. Cuando mejor me siento conmigo misma es cuando estoy morena; te disimula casi cualquier cosa, desde las ojeras hasta la celulitis... Me hace sentir sexy. Pero ahora mismo estoy blanco cadáver, y la sóla idea de bajarme así me repugna; por esta razón me he comprado -como todos los años- mis cremas autobronceadoras. Así, sólo sufro tres días en los que me siento muy avergonzada de mi blancura y ya, porque me doro muy muy rápido -menos mal-.

¿Y porqué no me unto en mis cremas y me bajo un rato? Pues porque además de avergonzarme de mi blanco cadáver, porque no me atrevo a exhibirme en bikini todavía, la verdad. Me muero de la vergüenza. Y, además, porque tengo la regla bajando de lleno y me encuentro mareada y con mucho dolor; así la puedo pasar muy mal, porque se me baja la tensión con la regla y con el calor, es peor.

Así que aquí estoy, aburridísima, encontrándome fatal, sin comer siquiera del calor que tengo y por el malestar en general, y observando y escuchando a los niños jugar en la piscina. Me dá una penita mi pobre mi nano, joder; le hemos envuelto la escayola en film transparente -por las salpicaduras de agua- y ahí está, con los demás, metiendo las piernas hasta las rodillas en la piscina, riendo y disfrutando pese a su limitación. Mi nano es un pescaíto, adora nadar... Tendría que estar pasándolo fatal, aunque realmente no lo parece: más bien parece estar disfrutando el rato, la verdad. Los observo asomada desde la ventana, muerta de la envidia: tan despreocupados, tan libres, tan felices. A veces, quisiera poder hacer click y sentirme como un niño; los niños viven intensamente. Yo quiero vivir y sentir con esa intensidad, sin que importe nada más sino lo que estoy disfrutando en un instante dado.

Voy a darme un paseo por vuestros blogs, a escuchar música un rato y, quien sabe; lo mismo me animo a darme un baño -en la bañera-, a exfoliarme cuidadosamente y a untarme con mis cremitas autobronceadoras. Quizás así me sienta mejor y mañana, tal vez, me atreva a bajar un rato a la pisci -si me encuentro mejor de la regla- y tomar el sol un par de horas...

3 Comments:

  1. vivodelaire said...
    jeje, me encanta la foto, está genial. Que pena que no puedeas estar churrascándote en la piscina, pero piensa que en cuanto tengas tus bronceadores nada te va a detener. respecto a lo d ponerte en bikini... yo te diria que ya estás lista para lucirlo.Besos !!
    Anna said...
    hola Ana, jolin tia tengo pereza de escribirte, aunqe no de acordarme de ti, cuando m entren las marchas me leo las 3 ultimas entradas y te comento sobre ellas,ok?
    Te agregue a mi msn, pero creo que me has borrado, soy rojaomorada@hotmail.com

    mil besitos guapaaa
    isthar said...
    hola guapísima!
    qué asco la regla, si es que con el calor y las hormonas no dan ganas de nada.
    los niños tienen algo especial, único, que por desgracia se pierde al hacerse mayor.
    no te preocupes por tu niño, una gran lección nos da a todas si te das cuenta, porque aunque tenga el brazo escayolado, se busca la vida para disfrutar a tope, lo contrario que nosostras, que por los complejos y demás, nos quedamos encerradas viendo pasar la vida.
    muchos besos linda, la regla se te pasará en unos días, y tú volverás a ser la misma.

Post a Comment



Mi Proceso