"Absurdeces"




"Absurdeces"... ¿Será una palabra válida? Gilipolleces sí que lo es, que viene siendo lo mismo.

Advierto que el de hoy es un post lleno de enredos existenciales, así que si te fastidia la idea... Mejor deja de leer. Estás advertida: hoy no escribiré nada motivador, ni emocionante, ni divertido. Lo siento.

Detesto profundamente cuando me pongo sarcástica. Pero es que ahora mismo estoy tan, pero tan enfadada conmigo misma... No puedo parar de pensar: ¿Cómo me pude descuidar así? ¿Cómo pude haberme hecho esto? Me siento tan decepcionada de mi misma que no puedo ni pensar una respuesta. Y lo peor es esta sensación de que el daño ya está hecho y de que no tiene remedio.

A veces pienso en mandarlo todo a la mierda y dejarme ir. Total, ¿para qué? Pero me dá pánico dejarme ir y volver atrás, a lo que era hace unos meses, en lo que me transformé el día en el que tapaba los espejos para no ver mi reflejo y poder convivir conmigo durante tres años. Conformarme, eso era lo que hacía. Estaría cansada, y me dejé llevar. La única manera de levantarte cada día y hacer lo que se supone que debes hacer, es conformándote. Si te rebelas, te jodes. Mejor confórmate, y santas pascuas.

Pero la gran pregunta es: ¿para qué hago todo esto? ¿A dónde quiero llegar, qué estoy buscando? Se supone que es "sentirme bien conmigo misma", pero estoy -objetivamente hablando- un 99,9% mejor que hace 5 meses y no, no me siento mejor conmigo misma. Me doy cuenta de que ver un número u otro en la báscula me provoca o bien euforia, o bien decepción; pero aparte de eso, no me siento realmente feliz ni satisfecha. A veces me pasa algo extraño; normalmente, no puedo ver más allá de los que yo considero mis defectos, no soy capaz. Pero a veces, me ha ocurrido que por unas centésimas de segundo, realmente me gusta lo que veo: veo una mujer arreglada, atractiva, delgada. Pero esa imagen es como un espejismo, se esfuma. Es como cuando crees haber visto algo, pero luego vuelves a mirar y te das cuenta de que no era nada. Y viene el bajón. Viene el "no mires, no mires más". Que es un "no busques, que no hay".

Y sales a la calle intentando hacer como que no te importa. Y si te miran, piensas que te han mirado porque seguramente te ven ridícula, fea, inapropiada. Y piensas que no debiste haberte puesto esto o aquello, porque está claro que no te vá, porque te miran, y te miran porque vas mal. Es como si pudieras escuchar sus risitas detrás de ti. Y es perfectamente posible que esto suceda sólo en tu cabeza, porque vas sola por una calle desierta. Pero también es posible que suceda realmente.

Estoy agotada. Realmente me siento estrujada mentalmente. La carga emocional del estrés al que nos sometemos nosotras mismas es muy pesada, dura y cruel. Y estoy tan harta de esto, porque ya son demasiados los días, los meses, los años. Me hago mayor y todo es exactamente igual que cuando tenía 14 años. Todo, pero sobretodo el sentir que no das la talla. Me siento enferma, presa, atrapada y a veces el cuerpo me pide a gritos correr, escapar, esconderme. Pero las piernas no me responden, nunca logro correr suficientemente lejos, no logro escapar y no sé ni dónde ni cómo esconderme, sin hacerme más daño.

Y, ¿cuál es el premio? Es que no hay premio, no existe. No soy estúpida y sé perfectamente que todo cuanto hago es efímero. El premio es sentir esa extraña felicidad, esa emoción cuando ves un "cierto" número en la báscula, y ya. El premio es cuando logras entrar en "esos" vaqueros, o en "esa" talla X. Y esa sensación de felicidad, casi de éxtasis, dura lo que sabemos que dura: segundos, quizás minutos. Porque sabemos que luego, más tarde, aunque hayamos visto "esa" cifra amada en la báscula, cuando nos miremos al espejo no nos sentiremos satisfechas. Porque sabemos que, aunque lleguemos literalmente a dar saltos de alegría al ver que al fin "esos" pantalones de la talla X nos han entrado (y nos han entrado sin vaselina), sabemos que luego vamos a vacilar mil millones de veces antes de usarlos, porque, a la hora de la verdad, pensamos... "sí, me han entrado, pero... es que la verdad se me salen los michelines que todavía me quedan"; así que no, no te los pones con una camiseta ceñida, porque todavía hay que disimular esos michelines que faltan por eliminar y, 10, 15 ó 20 kilos menos después, seguimos viendo ahí, implacables, a esos malditos michelines abrazando nuestro contorno.

Llevo al menos 23 años de mi vida luchando contra esto (sola, siempre sola), pero siempre he sido consciente de que así nadie puede ni podrá ser feliz de verdad, en ningún área de la vida. A veces me siento tan falsa, sobretodo cuando estoy contenta y me siento motivada. Días después me recuerdo, o me leo, y me río de mi misma: "¡Ahí va la vieja!, mírala qué hipócrita: el jueves hizo cardio y se sintió feliz, jajaja, y la pobre pensó que así se verá como quiere verse..." Cuando sé, en el fondo, que jamás me veré como me quiero ver, porque cuando me miro, no me veo a mi, sino aquello que no soy y todo lo que no quiero ser.

Y tengo mis días buenos, pero no avanzo hacia ninguna parte. Sigo en el mismo lugar, día tras día, hasta que vuelven los días malos. Y simplemente quiero, ya no esa utopía de "ser feliz", sino que sencillamente quiero estar tranquila. En paz conmigo misma. Y no sé cómo cojones hacerlo. Si yo pudiera dejarme en paz a mi misma, sin presiones, sin exigencias, sin críticas ácidas... Es que no quiero ser una vieja de 60 años que va por la vida amargada, haciendo el ridículo porque va llorando por los rincones porque ya es vieja. Y, a veces, siento que a mis 37 años es exactamente lo que estoy haciendo: voy de ridícula por la vida, llorando porque ya no tengo 26 años... Tengo que parar, tengo que salir de esto.

Pero no lo consigo.


****

Esto es algo que había escrito esta mañana, acerca de cómo me siento. Y después he leído lo que me ha escrito Blueye. Una criatura de 20 años me acaba de abofetear en el alma. Todavía estoy procesando lo mucho que me dijo en tan pocas palabras.

Gracias, Blueye, por esa hostia tan bien dada. Es la mejor que me han dado en toda mi vida, te lo prometo.

Necesito pensar.


4 Comments:

  1. laly said...
    me gusto mucho lo escrito me senti muy identificada.


    besos
    que andes bien

    lau
    Blueye said...
    Cielo sabes que lo que te digo te lo digo a buenas y para que veas, que esto es un circulo vicioso en el cual solo empeoramos, no es algo fisico, es psicologico...

    Unas pesaran o tendran mas volumen que otras y tiene arreglo, pero la obsesion y el sentirse tan mal al ver el numero o verse en el espejo es psicologico y es un mal camino. La verdadera enfermedad de la anorexia, bulimia y similares empieza asi y acaba jodiendote la vida. Sabes que te estas haciendo daño y no puedes parar, es muy triste. Lo que encuentras en los blogs son solo palabras de un aadolescente que se averguenza de su fisico por otros problemas que la han llevado a obsesionarse con su peso, no son anorexicas, esa enfermedad es mucho peor. [Algunas si lo son, a esas "3" chicas, las pido perdon si se dan por aludidas]

    Si yo tuviese tu vida, por lo que he ido leyendo de ti, te aseguro que no me preocuparia tanto x mi fisico, con un marido, unos hijos, una casa (con piscinaaa!!!) y teniendo pesas y tal por casa... con comer sano y siendo constante con los ejercicios que haces desde hace tiempo, estaras estupenda y acabaras con las poquisimas celulitis o pequeñisimos michelines que tengas, si es que tienes.

    Ains...fijo que estas estupenda, aprovecha la compañia de tus hijos, del buen tiempo y de los kilos que perdiste y disfruta como nunca que te lo mereces :)
    Vodka Y Karamelos said...
    Totalmente de acuerdo con Blueye, cielo no sabes lo que daria yo por tener una vida parecida a la tuya, por dormirme y despertarme dentro de unos años con marido, unos hijos,una casa... te puedo asegurar que daria lo que fuera por que pasara esta incertidumbre de no saber si podre lograr tener lo que por ejemplo tienes tu una familia.Tengo 24 años y veo que me haga mayor y no quiero, no tengo pareja y no hay nadie que me llame la atencion, todas mis amigas se van emparejando, se han casado o se van a casar o viven en pareja, sus vidas cambian y yo sigo estancada y tengo miedo a convertirme en la tipica gorda,soltera... no quiero ser una bridget jones :) cuanto mas mayor me hago mas miedo me da empezar relaciones o mas miedo tengo a que se rian de mi o al fracaso y mas me obsesiono con el fisico cosa que cuadno tenia 18 años no me obsesionaba... asi que animo guapa que muchas estamos peor que tu y dariamos lo q fuera por estar en tu situacion mucho animo :)
    mucho animo guapisima
    isthar said...
    pero preciosa, me matas, qué te ha pasado estos días, si estabas tan contenta por llegar a tu meta de kilos y poder dedicarte al ejercicio?
    mira, ésto lo haces por ti, por sentirte bien, y no haces el ridículo. los años que tienes ahí están, con tus experiencias, aciertos, errores... qué tenías a los 26 que te haga añorar esa vida? vive lo que tienes ahora, y piensa en lo que te va a venir.
    he leído tu entrada anterior y es que te pasa por convertir un momento de piscina con tus hijos en una odisea frente al espejo. siempre te vas a ver defectos, es meter el dedo en la llaga, preciosa. no eres modelo de revista, eres una mujer real, y con lo poco que sé de ti, estupenda.
    muchos besos linda, retroceder en el tiempo no puedes, pero sí mejorar lo que tienes en este momento

Post a Comment



Mi Proceso