Talla 34



Hoy tengo un... ¿mal? día. Es de esos días en que te sientes desesperanzada. Tú intentas subir el ánimo, confiar en tí y creer que las cosas van a marchar estupendamente; pero mientras te empeñas en creerte eso, te van pasando cosas raras que te quitan ese estímulo. Además de que estoy tremendamente cansada, a nivel físico. Necesito poder coger una puta rutina de sueño normal. No duermo bien, duermo poco y a deshoras, y eso te acaba, literalmente, agotando en todos los sentidos... y yo estoy a-go-ta-da.


Tuve la gripe; presuntamente, la gripe A. Fué una semana terrible, con un malestar grande, dolores de cabeza y general, fiebre muy alta, tos, y hasta diarrea. Casi no comí y el resultado fué que perdí unos dos o tres kilos. Yo, que al fin me sentía cómoda con mis 59 kilos, con lo que me costó quitarme de la cabeza querer bajar más, ¡zas!, me encuentro una mañana en la que no me dió pereza desnudarme completamente para pesarme y descubro que he bajado hasta los 56 kilos...


No me sentía gorda antes, pero estar tan delgada... cómo decirlo... es que me gusta y me disgusta, a la vez. Sí, me gusta percibirme tan delgada, pero luego es como si internamente me preocupase. Vamos a ver, es algo así como si dentro de mi cabeza coexistieran dos personas distintas; una de ellas está de acuerdo con la delgadez y la disfruta, y la otra piensa que lo mismo me estoy pasando de flaca. ¿Alguien lo pilla? Una parte de mi disfruta enormemente cada vez que me visto, porque sé que me ponga lo que me ponga, a estas alturas no puedo verme gorda con nada de lo que lleve; pero, a la vez, cada vez que me peino el cabello después de ducharme y quito del cepillo un montón de pelos que se han caído... todos los días... y me veo cada día con menos pelo en la cabeza... pues eso me atormenta, igual que cuando me siento débil o cuando me mareo, o cuando miro esas ojeras negras y esa cara demacrada.


Y "estoy comiendo" más o menos normal. Quiero decir, la verdad es que no como ni de coña como antes, porque ahora todo es que si arroz integral, pan integral, todo sin grasas, muy sano; sigo una dieta que se parece mucho a la de un deportista, vamos. Osea que sí me sigo preocupando por mi peso, de no engordar ni medio gramo, sino de mantenerme. Y claro, ahora he bajado más, y los primeros días pensé que tendría que volver a recuperar ese par de kilos, pero ahora pienso que no, que me gusta más así, y que ni de coña quiero volver a ganarlos... Estoy plantada entre los 56-57 y me siento cómoda. Pero claro, yo la pregunta que me hago es que, si antes con 59 estaba cómoda, y ahora con tres menos también me siento cómoda y "mejor"... ¿significa eso que si bajo "un par más" me sentiré aún mejor??? Una vocecita en mi cabeza me recuerda que tengo que parar esta locura y esta obsesión, pero yo sigo pensando que tengo todo bajo control porque esta nueva bajada de peso "no ha sido algo que yo haya buscado", sino que ha sido "porque estuve mala". Ya, eso es hasta cierto punto verdad porque estuve enferma; pero aquí, que no vale de nada que mienta porque es estúpido, ya que al escribir aquí es como escribir mi diario y sería como mentirme a mi misma, aquí tengo que decir que disfruté enormemente el no tener apetito, disfruté esa sensación de tener el estómago vacío, disfruté esa debilidad del ayuno cada minuto que la viví, y eso, eso no es normal.


Me siento súper agobiada por varios temas, y entre otras es que tengo que encontrar trabajo a la de ya. La puta crisis ha llegado a mi vida y necesito empezar a currar cuanto antes; así que estoy buscando trabajo. Como no tengo nada que ponerme, porque lo único que tengo nuevo son unos vaqueros que me compré hace un mes o así; son unos Levy's de la talla 27 (que ahora con la bajada de peso de la gripe, me están sueltos, no te jode!, con lo de puta madre que me estaban...); bueno, decía que no tengo absolutamente nada que ponerme para ir a una entrevista de trabajo, así que me acerqué ayer mismo al lefties de Zara y me compré unos pantalones tipo de vestir. Cogí, por pura inercia, por costumbre, una talla 38... y aquello se me caía al suelo. Salgo del probador, asombrada, en busca de la talla 36, y pensando que sería muy fuerte estar metiendo una talla 36 y me encuentro con que no quedaba ningún pantalón en esa talla (de ese modelo, que me gustó mucho y era el que quería). Pues nada; veo un par de ellos que quedaban ahí, de la talla 34. Estaban allí solitos, perfectamente doblados y colgados como si nadie en mucho tiempo se los hubiera probado; es que estaban sin una puta arruga, vamos. Y allá que se me cruza por la cabeza probármelos, a ver q tal. Y voy yo al probador, plenamente convencida de que estoy loca; que una 36 quizás, pero... ¿una 34? ¡Ni de coña!


Y... señoras y señoritas, me han quedado. Y no me han quedado y punto, no; me están perfectos. Ni apretados ni sueltos. Osea, per-fec-tos. Casi-casi me atraganto con mi propia saliva, en serio. Y me los compré, y me vine a mi casa más feliz que una perdiz con mis pantalones nuevos de la talla 34, que me están preciosos, que me encantan y que son los únicos que tengo para ir a una entrevista de trabajo a la que haya que ir medianamente arreglada.


Yo sigo sin ver lo que los demás ven. A ver, que sí, que me veo delgada y sé que no estoy gorda. Sé perfectamente lo que me disgusta de mi cuerpo, y para nada tiene que ver con el exceso de peso. Estoy delgada y lo sé. Sin embargo, no me veo tan delgada como me ven los demás. Resumen: mido 1.72 m, peso 56-57 kilos, con un IMC de poco menos de 19. ¿Alguien piensa que con esas medidas estoy baja de peso, o mal? Yo no. Insisto: yo me encuentro bastante normalita, la verdad.


Un beso.

3 Comments:

  1. Princesa tímida said...
    Guapa!
    Reapareciste:) Lei tu anterior entrada pero no pude comentarte, ando un poco falta de tiempo. Entiendo perfectametne lo que dices. La verdad esque me encantaria ver una foto de como estas ahora. Debes estar estupenda. Una talla 34 tia, impresionante. Espero que controles todo y que no te obsesiones con seguir bajando que en las ultimas fotos estabas estupendisima!
    Unbesazoenorme. Yya se te echaba de menos guapisima!
    isthar said...
    hola preciosa!
    pues felicidades, o no, o lo que tú quieras :)

    lo que me alegra es que te hayas recuperado de la gripe, y espero que encuentres trabajo pronto, que la situación sabemos que está fatal, pero bueno, es cuestión de esforzarse y porqué no decirlo, suerte.

    muchos besos, y arriba ese ánimo!!!
    Nina said...
    Felicidades por esa talla. Respecto a tu IMC no estas mal pero estas en el límite. Si bajas más pareceras probablemente algo demacrada sobre todo de cara creo. Estas bien como estas diría yo.

Post a Comment



Mi Proceso