Toy de un vago...




Mis niñas... ¡tenéis que perdonarme!


Estoy de un plof total, pero no por nada malo, sino por vaga. Si, estoy hecha una vaga profesional: mi vida se reduce actualmente a levantarme sobre las 12, tomar un cafelito, bajar a la pisci, subir a comer, bajar de nuevo a la pisci; me quedo en la pisci hasta que la cierran, me subo a casa y me hago una mini siesta con mis gatas preferidas, luego me ducho, me exfolio, me embadurno de cremas hidratantes, ceno, veo la tele, o una peli, y me duermo. ¡¡¡Y así todos los días!!! Bueno, a veces salgo a pasear, o visitar una amiga, o a tomar algo, o de compras; pero básicamente soy una lapa que no hace otra cosa que tostarse al sol...


Pero siempre encuentro un minuto para asomarme a vuestros mundos, aunque no comente porque siempre estoy con prisas... es que tengo una pereza tan enorme, que prácticamente ni toco el ordendor, la verdad. Supongo que hacia septiembre, que vayamos todas retomando las rutinas de cada una, volveremos con nuevas historias; porque he notado que no soy la única "perdida" de la blogósfera... jeje.


Estoy relativamente bien; preocupada porque no logro sacarme ciertas cosas de la cabeza y creo que buscaré hacer alguna terapia para septiembre o así, dependiendo de cuánto dinero me pueda costar eso; que tampoco es que esté yo muy bien de pelas, en fin... ya veremos. Sin embargo, pues sigo intentando luchar contra mi mente retorcida que vé cosas que los demás no ven, y de no sufrir tanto. Pero ya sabéis; hay días malos y días menos malos.


Ahora me ha dado por sentirme inmensamente gorda otra vez. Por donde mire no veo más que redondeces. Estoy pesando 59 kilos y estoy súper obsesionada con volver a los 57 kg. y ahora mi nuevo sueño es llegar a los 55 kg. y quedarme allí. Eso sí, no he vuelto a ayunar, gracias a Dios al menos eso he logrado hasta ahora. Pero hay una cosa que me tiene muy asustada, y es que a veces, después de comer, y siendo que siempre evito quedar demasiado llena porque odio esa sensación, resulta que llevo una semana en la que al rato de haber terminado de comer me entran unas náuseas súper desagradables y una "necesidad" de sacarme todo eso de adentro. Os juro por Dios que no he llegado a vomitar, pero me paso al menos una hora entera frenando esa sensación de "necesidad de vomitar". Es muy horrible para mi, porque me dá verdadero pánico vomitar; hace aaaños que superé la etapa de la bulimia y quedé realmente traumatizada. ¿Qué me está pasando? ¿Porqué me sucede esto ahora? ¿Es normal?


En fin. Tengo una boda en 15 días y el único vestido que tengo a la altura de la ocasión me está enorme, así que tengo que llevarlo para que me lo entallen. Pero quiero esperar esta semana a ver si logro bajar al menos un par de kilos antes. La única cosa buena que me está pasando es que bajo de peso con una facilidad flipante, no tengo idea de porqué; pero es dejar de cenar, por ejemplo, dos días, y se me caen los pantalones; así que si logro cenar sólo sandía una semana, supongo que bajaré ese par de kilos, digo yo. Ya os contaré.

4 Comments:

  1. kate said...
    limda ya estas en mi clan xD
    noo mentira pero la yeah ser vaga solo x un tiempo.
    espero te valla bem con lo de bajar de peso besoos ♥
    Blueye said...
    Madre mia...no te me vuelvas loca que con 59 estas perfecta.
    A ver si coincidimos en las publicaciones y hablamos mas ^^

    ya podrias hacrte una foto con l vestido cuando lo tengas arreglado! jajaja

    :) cuidateme muchisimo
    Princezha morazul said...
    Hola prin ah te az de ver mui bn

    con 59n ese vestido te va a

    kedar super ermozo¡¡¡

    me enkantho thu blog

    jajaja no eers la unika

    ke anda asi de vaga xDDD

    pero son vakaziones jeje

    bexos

    MSN: princezha_morazul@hotmail.com
    Anna said...
    Se te echa de menos Ana....

    solo espero que estes genial

    muchos besitos

Post a Comment



Mi Proceso